Cómo trabajar desde casa como freelancer y no perder la cabeza

/, Consejos, Spanish Blog/Cómo trabajar desde casa como freelancer y no perder la cabeza

En caso de que tengas más de un proyecto al mismo tiempo es muy fácil perder la cabeza, estresarse o no cumplir con las fechas de entrega cuando se trabaja desde casa y como freelancer.

Estar en casa sin duda alivia un poco las presiones de perder tiempo en transportación pero hay más cosas que deben tomarse en cuenta para sobrevivir como:

Crea un sistema: organiza un sistema para comenzar cada proyecto paso por paso, comenzar desde cero en cada nuevo trabajo puede tomar mucho tiempo y si puedes tener algo adelantado sin duda será de gran ayuda. Si eres desarrollador web algunos atajos o códigos pueden servir para otros proyectos, si eres diseñador una galería de imágenes gratuitas puede ser de gran ayuda.

Prepárate para lo peor: aunque puedas tener un plan desarrollado o un sistema muchas cosas pueden pasar, pueden surgir cambios en el diseño o en los plazos mientras que debes trabajar bajo el mismo presupuesto. Al momento de establecer los términos y tiempos de entrega, siempre agrega más tiempo cuando expliques a tu cliente en caso de que surjan previstos y te puedas demorar más.

No debes hacerlo todo al mismo tiempo: muchos de los contratistas creen que su proyecto es el único en el que puedes estar trabajando, cuando se trabaja desde casa como freelancer. Se claro con ellos acerca de las horas al día que puedes trabajar con ellos, no querrás tener que dejar tareas a medias por modificar otros proyectos.

En tu sistema de trabajo especifica que horas al día está más activo cada empleador y dedícalas exclusivamente a ellos. Es probable que necesites hacer algo de trabajo los fines de semana.

No te extralimites: cuando el tiempo no está a tu favor, no trates de ser el más original, ya que el proceso creativo puede tomar tiempo, en su lugar trata de hacerlo bien, sencillo y utiliza tus fortalezas a tu favor. No siempre hay tiempo de cometer errores.

Evalúa tu desempeño: al menos una vez a la semana evalúa como ha estado tu semana de productiva, en donde has perdido tiempo y que tareas se han hecho más rápido de lo normal. De esta forma podrás estimar mejor los tiempos de entrega.

Ajústate a los empleadores: puede tomar algunas semanas conocer la forma de trabajo de los empleadores mientras eso sucede da el 110% de ti hasta que puedas adaptarte el ritmo de trabajo. Si tienes compañeros que trabajan como tú, pregunta acerca de cómo son los empleadores, no des opiniones hasta que te hayas acoplado al equipo.

Si alguna de estas estrategias no funcionan siempre es bueno tomar unas vacaciones o cambiar de escenario.

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.